¿Cómo puedo obtener los mejores resultados?

Habitualmente el mejor método para aplicar el barniz es a brocha, aunque, para superficies planas y extensas, puede ser eficaz el rodillo. Barnice con brochazos firmes a lo largo y a lo ancho de las vetas, sujetando la brocha en un ángulo de 90º con respecto a la superficie. A continuación aplique brochazos suaves, con un ángulo de 45º -Siga siempre el mínimo de capas recomendadas-No obstante, si desea conseguir una protección más duradera, puede incluir más capas, dependiendo del sistema. A medida que aumenta el número de capas, deberá lijar entre capas para incrementar el nivel de brillo y la profundidad.

Consejos
  • Para evitar que queden rayaduras, redondee el filo de la rasqueta con una lima.
  • Mantenga siempre limpio el papel de lija y cámbielo con frecuencia.
  • Lije según el número, acabando la superficie con un grano de papel de lija progresivamente más fino.
  • Se barniza mejor por las mañanas, si son cálidas y secas. Si la temperatura es fría se prolonga el secado; la humedad puede deteriorar y echar a perder el brillo.
  • Utilice siempre una brocha limpia, que sólo utilizará para barnizar.
  • Compre siempre el barniz y la brocha de mayor calidad. De esta forma conseguirá el acabado más atractivo.
  • Limpie las brochas nuevas antes de utilizarlas
  • Pruebe el acabado en un trozo de madera antes de aplicarlo a la embarcación.
  • Para áreas grandes, utilice un rodillo de espuma para dar la capa inicial, y a continuación pase inmediatamente una brocha ancha para los brochazos finales. Este método se pone en práctica mejor entre dos personas.
  • Una vez que ha limpiado con los disolventes adecuados, lave la brocha en detergente y agua tibia, séquela y evuélvala con papel apergaminado (impermeable a la grasa), dándole forma de cincel.
  • Otra posibilidad es, una vez limpia y lavada la brocha, colgarla del mango para evitar que las cerdas cojan forma de “cola de pescado”.
  • A medida que el barniz envejece en la lata, verá que aparecen grumos o suciedad. La mejor solución para este problema es verter el barniz en otro recipiente colándolo a través de una estopilla, un filtro para pintura o una media vieja.
  • No lo aplique nunca directamente de la lata, ya que introducirá suciedad.
  • Vierta siempre la cantidad de barniz que tenga previsto utilizar cada vez en un recipiente distinto.
  • No utilice ningún barniz que lleve abierto mucho tiempo, ya que seguramente contendrá polvo.
  • No barnice madera que esté expuesta a la luz directa del sol.
  • No permita que la madera quede demasiado tiempo al descubierto, ya que absorberá humedad de la atmósfera.