¿Qué preparación es necesaria?

El aspecto más decisivo en todo trabajo de pintura es la preparación. Una preparación deficiente de la superficie resultará siempre visible a través de la capa final; se reducirá la efectividad del sistema de pintura; También se reducirá la eficacia del sistema de revestimiento y puede provocar un fallo prematuro o problemas de adhesión con el sustrato. En líneas generales, debe tener siempre presente que un 80% del trabajo consistirá en la preparación y la imprimación para conseguir un acabado de primera calidad del que se pueda sentir orgulloso.